Mi mascota está afectada por un ataque de procesionaria del pino.


Os dejo un articulo encontrado en el Diario Sur de Málaga muy interesante de D. Manuel Garrido, veterinario de la Clínica África en Málaga y la verdad que muy bien explicado ante la pregunta de ¿cómo sé si mi mascota está afectada por un ataque de procesionaria?

Con el adelanto de las buenas temperaturas primaverales, estas orugas de lepidóptero (mariposa), conocida científicamente por Thaumetopoea Pityocampa las encontramos sobretodo en pinares y zonas cercanas.




Hay que tener cuidado si visitamos estos lugares por estas fechas (desde Enero a Marzo), en mucha biografía se nos dice que es a partir de Febrero pero en la Costa del Sol por ejemplo a mediados de Enero existen buenas temperaturas, las orugas han completado su desarrollo e inician las "procesiones" (colocación en filas) de enterramiento.
La precaución es debido a los efectos urticantes de los pelos que poseen las orugas, y que pueden ser transportados por el viento, afectando tanto a personas como animales.

 Ya que hay varias formas de entrar en contacto con estas orugas:
  • Tocarlas cuando las encontramos formando sus características filas.
  • Encontrarlas cercas de sus nidos de donde han caído y entrar en contacto con ellas igualmente.
  • O entrar en contacto con sus pelos mediante su dispersión por el viento. 
Son los pelos de estas orugas que son urticantes y que contienen sustancias toxicas los que provocan todos estos problemas alérgicos. Por lo tanto mucho cuidado y precaución en zonas verdes donde existan pinos y otras coníferas en estas fechas. Y no perder de vistas a nuestras mascotas que se separan de nosotros y la curiosidad puede hacer que entren en contacto con ellas. Sobretodo los perros jóvenes, debido a su curiosidad y ganas de jugar, suelen ser más habitual entrar en contacto con la oruga de la procesionario que los perros adultos. Y si por un descuido o no hemos podido evitar el contacto con la oruga, lo adecuado es acudir rápido a su veterinario de confianza para realizar un tratamiento de corticoides y antihistmínicos.

Por último una recomendación si vive en una comunidad de vecinos o urbanización y existen pinos la recomendación profesional es realizar tratamientos preventivos para no tener estos inconvenientes y estos peligros. Los meses idóneos para realizar los tratamientos son los de septiembre a noviembre, los tratamientos en meses posteriores son a veces inútiles si ya han abandonado el bolsón las orugas.

http://www.diariosur.es/perroconataquedeprocesionaria

Antonio Sánchez
Biznagarden Jardinería.
www.biznagarden.com Mantenimiento de jardines y comunidades.